“Sol, antiguo Sol, Padre Inmortal dador de vida y de salud.” (Félix Luna – Ariel Ramírez) – “Oración al Sol” Canta: Mercedes Sosa

oración al sol

Sol, antiguo Sol, Padre Inmortal
dador de vida y de salud.
Desde el tiempo de piedra de la América mía
hoy como ayer escucha atento mi oración.

Danos el maíz que alimenta, el agua que es vida
y la lana que abriga del frío.
Danos la paz, la justicia, el respeto a este pueblo
sufrido que es tuyo y es mío.

Sol, mi Padre Sol, calienta el aire
con tu llama secular.
Que tu fuerza nos llegue corazones adentro
y tu vigor sostenga mi debilidad.

Danos valor para pelear
por lo que es nuestro y nos quieren sacar.
Ayúdanos a derrotar
a los que quieren hacernos el mal.

Que no se apaguen las velas,
que ardan marcando los siglos del Inca y su fe.
Vendrá el ganado, estira las siembras,
desata tus fuentes de leche y de miel.

Vuelva a brillar en su esplendor
Tawantinsuyo, la Tierra del Sol.
Bajo tu luz crezcan en paz
pueblos andinos y pueblos del mar.

Danos valor para pelear
por lo que es nuestro y nos quieren sacar.

Danos el maíz que alimenta, el agua que es vida
y la lana que abriga del frío.
Danos la paz, la justicia, el respeto a este pueblo
sufrido que es tuyo y es mío.

Sol, mi Padre Sol, calienta el aire
con tu llama secular.

Ayúdanos a derrotar
a los que quieren hacernos el mal.

amanece el sol

“…tan débil soy que cantar es mi mano alzada…” Jorge Fandermole – “Canto Versos” (Marta Gómez)

florece

Si pienso en algo para decir,
si pienso en alguien por quien vivir,
si casi nada se tiene en pie
y este segundo ya se nos fue;
si en la mirada dura un fulgor
atravesando tanto dolor
yo canto versos de mi sentir
y los condeno a sobrevivir.

Donde parece el sol no alumbrar,
donde se muere de soledad,
en lo más hondo de esta quietud,
donde ocultó la sangre la luz;
donde agoniza un ángel guardián
y se nos pudre el agua y el pan
yo canto versos del corazón
y los enciendo en una canción.

Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
no sé más qué hacer en esta tierra incendiada
sino cantar.

cantar

En lo invisible de la ciudad,
donde se ocultan odio y verdad,
donde las bocas de un niño gris
corren sonámbulas tras de mí;
la infortunada noche que un Dios
arrepentido nos olvidó
yo canto versos de furia y fe
pa’ que me ayuden a estar de pie.

Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
no sé más qué hacer en esta tierra incendiada
sino cantar.
Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
qué más hacer con palabras deshabitadas
sino cantar.

Jorge Fandermole

CANTO VERSOS

En voz de Marta Gómez:

 

“…Tierra, silencio, justicia, hilar verdad…” Mercedes Sosa – “Puede el Silencio” (Osvaldo Montes)

Tierra,
silencio,
justicia,
hilar verdad.

Salta una astilla del corazón
y salta el aire y salta el resplandor.
El silencio tiene acción
y al fin se abrió.

Dice que viene los que se van
que marchan los que ya no pueden más
Hoy el gris perdió su voz
y el Sol habló.

Puede el silencio cambiar tu voz,
puede la historia cambiar.
Y puede el silencio gritar verdad,
puede el camino cambiar.

Dice en la Luna que esta canción
que vienen los que no pueden gritar.
Viene el viento y viene Juan
y una ciudad.

Salta una astilla del corazón
y viene el aire y viene el resplandor.
Hoy el gris perdió su voz
y Dios habló.

Tierra,
silencio,
justicia,
hilar verdad.

Puede el silencio cambiar tu voz,
puede la historia cambiar.
Y puede el silencio gritar verdad,
puede el camino cambiar.

.
Autor: Osvaldo Montes

Interpreta: Mercedes Sosa

000 vasija

“…el cielo está dentro de uno, y está el infierno también… El alma escribe sus libros, pero ninguno los lee…” (Atahualpa Yupanqui – Pablo del Cerro) “El cielo está dentro de mí” – Interpretada por Enrique Bunbury

cielo_magico

“El cielo está dentro de mí” – Atahualpa Yupanqui

En lo alto de la sierra
me detuve a descansar
Pero sentí que me iba
sin moverme del lugar

Los ojos se me perdieron
sn aquella inmensidad
Y me olvidé de mi mismo
tanto mirar y mirar.

De pronto me ha preguntado
la voz de la soledad
Si andaba buscando el cielo
y yo respondí quizás

El cielo está dentro de uno
y está el infierno también
El alma escribe sus libros
pero ninguno los lee

A veces uno camino
entre la sombra y la luz
En la cara la sonrisa
y en el corazón la cruz

Búscalo al cielo en ti mismo
que allí lo vas a encontrar
Pero no es fácil hallarlo
pues hay mucho que luchar

Por caminos solitarios
yo me puse a caminar
Por fuera nada buscaba
pero por dentro quizás

Libros

“El cielo está dentro de mí” – Interprete: Enrique Bunbury

LibrosGastados

“…a veces por la ebullición de los volcanes que me habitan…” Guadalupe Urbina – GUERRERA

Guerrera - Guadalupe Urbina

GUERRERA

Guerrera que ha peleado muchas batallas
a veces por necesidad, a veces por deseo
a veces por ignorancia
a veces por la ebullición de los volcanes que me habitan.
Como si viniera de Sarmacia o hubiera peleado en Troya.
¿Acaso con el pecho cercenado para acomodarme el arco
en la noche triste de Tenochtitlan?
Acaso con este fuego del centro del universo
que no me permite detenerme y aceptar
que el mundo sigue girando sin mi, tranquilamente.

Arco, lanza, hacha, escudo y casco me derrumban.
No puede ya mi cuerpo con tantos semáforos derretidos
escurriéndose por las alcantarillas.
Quiero que me arrastren los ríos que ya no se devuelven
sobre sus cauces muertos
cauces amortajados para el funeral con coronas de plástico
y llantas Good Year-Firestone.

Piedra de Fuego, eso soy
buscando ansiosamente un río de agua fresca
para apagar la sed del miedo
el hedor de azufre en cada hueco desolado
que se dispara estridente sobre mi camisa.
Batallas candentes las de mi ropa.

Walkiria en la corriente de otros ríos que no son míos
y que viaja a mares de otras latitudes. Perdida estoy.

 musgo


Estoy cansada y no quiero que Aquiles me mate.
No quiero errar por el mundo como el fantasma de una heroína muerta.
Opuse todas las resistencias
tantas que no sé como dejar que el arca de las alianzas penetre mi nido.
Quizá deba preguntarle a Violeta
como es que se va enredando el musguito en la piedra y quedarme quieta
dejar que la corriente me arrastre
y me lleve a los Siete Mares que me llaman o simplemente irme a los montes
lejos de las cajas de seguridad
y las cuentas amortiguadas por el alma de cada cosa que adorna la soledad
del vecindario.

Me mata tu soledad tan llena de autos
tu soledad tan segura de impuestos
me mata tu amor con tanta medida
tu amor de río verdegrís
con palabras oxidadas, enmohecidas, entumecidas
al amanecer, vacías de tanto decirlas
vaciadas sin esencia de la carne, del instinto, la intuición.

Corteza Amarillo


Guerrera no. Yo quiero ser rama de cortez amarillo, coposa
derrochando soles en el humilde aire que respiro
y amarte desde este lado de mi amor
ahora que ya no me importa que digás te amo
porque mi amor está primero que el tuyo
mi amor está por encima de todas las batallas
de todas las distancias
de todos los escudos y los arcos y los pechos cercenados
mi amor sigue su viaje con vos o sin mí evaporándose
y llevando fragmentos de mar a la estratosfera
para soñar con sirenas que llueven amaneceres
como este en que depongo las armas y me retiro.

 

 Guadalupe Urbina

Poema del libro PALABRAS DE LARGA NOCHE.

Guadalupe Urbina - guerrera
Imagen desde https://www.facebook.com/CantautoraGuadalupeUrbina/

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 860 seguidores