Cuando la tierra
con naturalidad de mujer
recibe serenamente las primeras lluvias,
en nada pienso entonces,
sino en ti.
 
Anuncios