La raya, al final todo se reduce a la raya,

hay que tirarse en ella, revolcarse,
enfangarse en ella hasta el fondo,
que su blancura te otorgue un halo de pureza,
y dominarla, demostrar claro ese dominio,
como un vaquero en el rodeo.
Eso sí, jamás traspasarla,
eso no lo toleran.

Cada guerra
aniquilaba el alma de la humanidad.
Henry Miller.

http://www.nodo50.org/mlrs/

Anuncios