Hoy puedo decir …mi decir

 

Yo no quiero armas,

ni guerra alguna

que las diferencias se queden silenciosas

y la justicia se haga vida cotidiana.

 

Que nadie imponga su puño

Sobre una mano abierta

Y que los seres todos

Vean esperanza en el umbral de las puertas.

 

Yo No quiero escuchar promesas

Vestido de limosnero,

Quiero tomar el surco

Que ha hecho grande a este pequeño pueblo.

 

No quiero contestar las palabras filosas

Del vecino opulento,

Ni decir las mías que también llevan veneno

 

Quiero solamente decir, con palabras sencillas,

que no hay pan en unas mesas

y en otras, se hace banquete con el mañana…

como si fuera una simple comidilla.

 

Hoy no quiero ser parte

De una guerra escondida.

 

Y aunque tema decir lo que

a treinta les suena a herejía…

o vil blasfemia tatuada

en su más orgullosa esquina…

 

Lo digo hermanos

Con el compromiso de una paz

Sembrada de guerras

Con el corazón manoseado

por miles de silencios

 

Por años y años de no, no y no.

Cuando los pobres ocupábamos

un simple sí.

 

Hoy quieren que diga Sí

 

Pero a mi me toca

por fin

decir …mi decir.

 

Y lo hago con el mayor

descaro de los descalzos

 

Y digo NO al SI

Y Sí al NO.

O lo que es lo mismo… NO por dos,

 Palabras salidas

De la más hambrienta intuición.

               

                                                                   Marco Palma Leiva

 

Anuncios