Historia Zen

El pobre anciano exclamó:

-Al fin he descubierto que mi verdadera vocación es la delincuencia infantil.

¡Ay, pero lo he descubierto a los setenta años!


Alfonso Reyes

http://frases-poemas.blogspot.com

Anuncios