Desarrollo sostenible
 
En China, los niños juegan catorce horas diarias
a que trabajan fabricando juguetes
para los niños de España.
 
Los pedidos para esta temporada ya están en las tiendas
y la producción para el 20XX, asegurada.
 
Mientras queramos, los Reyes Magos
seguirán viniendo de Oriente.
 
–ANTONIO ORIHUELA
http://www.nodo50.org/mlrs/

https://i1.wp.com/pauillac.inria.fr/~maranget/volcans/09.96/trois.gif

También con poesía, Alberto une su canto al del coro que, todavía no ganado completamente para la alienación, busca un sentido a su propia vida y no ceja en proyectarse hacia lo inaudito, lo  excepcional, la rotunda belleza que está por ganar y que sabe ocluida por el falso cielo de celofán y tontería que promete la producción capitalista y sus mercancías.

Belleza por debajo de todo lo desvaído y atufado.

Belleza desmayada que hay que levantar de nosotros mismos para que nos ayude a caminar por la vida nueva que sigue siendo nuestro ansiar común, nuestro sueño contra todo lo que nos esclaviza en nombre de lo real y lo sensato.

(Antonio Orihuela)

Ediciones Baile del Sol, Tenerife, 2008


HAY QUE COMERSE EL MUNDO A DENTELLADAS

Hay que comerse el mundo a dentelladas.

Hay que sacar los dientes, pulirlos,
clavarlos con ahínco y rabia.

Hay que comerse la vida a dentelladas;

con mordiscos secos, intensos,
de puro y reluciente hueso.
Con bocados de corazón hambriento.

Hay que defender el mundo a dentelladas.

Hay que danzar entre rechinar de espadas;
de espadas a pecho descubierto.
Hay que vivir en permanente guardia,
defendiendo la vida cuerpo a cuerpo,
defendiendo la vida cara a cara.

Hay que descubrir la vida a dentelladas.

Hay que desenterrar estrellas de la arena,
hay que dibujar trazos de arco iris con los dedos
machados por la rutina, el trabajo y el tedio.
Hay que apartar niebla de las cabezas
con gritos de silencio y de conciencia.

Hay que sumergirse en el mundo a dentelladas.

Hay que escurrirse de las sombras sonoramente,
con estruendo de ideas y palabras.
Hay que escurrirse sonoramente
con redobles de actos y pasiones,
con puños de carcajadas.

Hay que atacar la vida a dentelladas;

caminar en la penumbra precaria,
caminar frente al poder y las pirañas.
No ceder terreno nunca al terror y la ignorancia.
Levantar la vista ácida hacia el mañana.
Hay que acariciar la vida a dentelladas;

arrebatarles el tiempo robado cada jornada,
esparcir abrazos entre timbres y pagas,
regalar ternura y devolver pedradas.

Hay que comerse el mundo a dentelladas.

Hay que comerse el mundo a dentelladas.


Alberto García-Teresa (Madrid, 1980)
es licenciado en Filología Hispánica, crítico literario en distintos medios, antólogo; ha sido redactor jefe, director y es coordinador de diversas publicaciones de literatura fantástica. 
Sus poemas, cuentos y microrrelatos han sido recogidos en diferentes antologías y revistas y en una pequeña  plaquette.
Hay que comerse el mundo a dentelladas (Tenerife, 2008),
es su primer poemario editado.

DESDE http://www.nodo50.org/mlrs

http://666ismocritico.files.wordpress.com/2008/07/dubuffet-dhotel20nuance20d_abricot.jpg