¿Sirve de algo

la poesía de compromiso?

¿Es acaso necesaria

como arma, respiración,

implicación, resistencia,

o ejemplo dignificador?


¿Acaso un puñado de versos

podrán detener la guerra,

las fatales consecuencias

del lenguaje de las balas?


Producir sentidos críticos

nunca ha detenido la acción

cínicamente homicida:

Si a los asesinos no les estremecen

los ríos de sangre

que originan sus acciones,

mucho menos lo hará uno de tinta.


Acepto que escribir contra la guerra

no detendrá las bombas,

pero puede que me detenga a mí,

que sacuda la consciencia

de la propia impotencia

y cuestione el reconocimiento resignado

de la imposibilidad de hacer algo.


Se trata de movilizar mi ser,

intranquilizarme lo suficiente

como para actuar en otros órdenes

contra los muros

habitualmente infranqueables.


Así me alerto

contra mi propia anestesia

y persisto en demandas de justicia,

de pacífica coexistencia social:

Siempre es tiempo de agregar,

de dar testimonio de las fosas,

denunciar la aniquilación,

interrogarse por los modos

en que cimentamos nuestro bienestar,

y estar ojo avizor sobre la inmovilidad

ante el dolor ajeno.


Para ser más conciso

y no extenderme más allá de lo necesario:

Escribo para seguir luchando,

y a través de la palabra

derrotar mi propia pasividad,

que desgraciadamente, es la de todos.


Escribo, en suma,

para cambiarme a mí mismo,

y procurar persuadir

a quienes no están convencidos

de la necesidad moral de cambiar.



Publicado por
Pacogor


en http://escritoconsentido.blogspot.com/

https://i1.wp.com/www.chasque.net/umbrales/rev188/guatemala.jpg

Guatemala: tierra arrasada

En 1996 se firmaron los acuerdos de paz en Guatemala, después de 36 años de guerra civil y más de 200 mil muertos. Este documental da la palabra a los testigos del terror más absoluto que se vivió durante los años 80. También nos cuentan cómo la gente se organizó para sobrevivir a la estrategia del ejército para eliminar todo apoyo a la insurgencia. Hoy la
concentración de las tierras por parte de los terratenientes sigue
provocando inquietud entre los campesinos; al mismo tiempo, luchan
contra la impunidad y se organizan para llevar a
juicio a los responsables de las masacres, quienes aún hoy siguen en
los altos cargos del poder en Guatemala.

    http://video.google.com/googleplayer.swf?docid=1338336383956383352&hl=es&fs=true

Enlace para ver el video


Publicado por
Bauer


en http://documentalesalternativos.blogspot.com

https://i0.wp.com/kolumnaokupa.blogsome.com/images/zac-zapato.jpg

LAS LENTEJAS

Un día, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas, sentado en el umbral de una casa cualquiera.

No había ningún alimento en toda Atenas más barato que el guiso de lentejas.

Dicho de otra manera, comer guiso de lentejas significaba que te encontrabas en una situación de máxima precariedad.

Pasó
un ministro del emperador, y le dijo:
"¡Ay, Diógenes! Si aprendieras a
ser más sumiso y a adular un poco más al emperador, no tendrías que
comer tantas lentejas".

Diógenes dejó de comer, levantó la vista, y
mirando al acaudalado interlocutor intensamente, contestó:
"Ay de ti,
hermano. Si aprendieras a comer un poco de lentejas, no tendrías que
ser sumiso y adular tanto al emperador".

Del libro "Déjame que te cuente". JORGE BUCAY.

DESDE http://laspolillassabendemi.blogia.com

https://i0.wp.com/www.lacoctelera.com/myfiles/lanueradelapolitica/mafalda_igualdad.jpg

imagen desde http://lanueradelapolitica.lacoctelera.net

Anuncios