“Todo el mundo se calla lo que realmente piensa
porque atentaría contra esa manera estúpida
y limitada de ver el Mundo y la Vida.
 
No sería socialmente correcto.
 
La libertad que el sistema capitalista nos vende como la única posible,
la libertad para satisfacer nuestros instintos primarios
o hacer lo que queramos,
es en realidad una visión muy limitada de la Libertad,
que en realidad nos limita y nos encierra.
 
De ahí la trampa.”
https://i1.wp.com/www.artelista.com/images/obras/fichas/4/5/1/3179852884101429.jpg

La Trampa …”

“La libertad individual es el sueño de nuestra era y es lo que nuestros líderes prometen darnos. Los Gobiernos comprometidos por la libertad de elección han llevado a un aumento en la desigualdad.”

Emitido por la BBC en Marzo de 2007, consta de tres capitulos:
1 – Jode a tu compañero
2 – El robot solitario
3 – Te forzaremos a ser libre

En ellos se muestra cómo la creación de un modelo simplificado de los seres humanos como criaturas egoístas, casi robóticas, condujo a la idea actual de libertad. Este modelo derivaba de ideas y técnicas desarrolladas por los estrategas nucleares durante la Guerra Fría para controlar el comportamiento del enemigo soviético.
Matemáticos como John Nash (Una Mente Maravillosa) desarrollaron la paranoica Teoría de juegos, cuyas ecuaciones solo funcionaban si los seres humanos se comportaban como criaturas egoístas y aisladas, constantemente sospechando y vigilándose entre sí, siempre tratando de sacar beneficio.

La Teoría de juegos asume que todos los jugadores actúan de una forma egoísta. Si uno de ellos no lo hiciera e intentará cooperar con los demás de una forma desinteresada, el equilibrio se rompería, produciendo resultados impredecibles.
Este mismo modelo fue entonces desarrollado por biólogos genéticos, antropólogos, psiquiatras radicales y economistas del libre mercado, y ha llegado a dominar tanto el modo de pensar político desde los años setenta como el modo en que piensan las personas acerca de ellos mismos como seres humanos.

Sin embargo, esta idea simplista contiene las semillas de nuevas formas de control. Y lo que las personas han olvidado es que hay otras ideas de libertad. Estamos, según Curtis, en una trampa de nuestra creación que nos controla, priva de significado y causa caos y muerte en el extranjero.

Un sistema que básicamente nos considera como una masa de individuos egoístas, motivados principalmente por intereses personales, que no son capaces ni merecedores de otra forma de Gobierno que la imperante en el Occidente “democrático”. Somos etiquetados como seres de naturaleza egoísta, cuya única forma factible de convivencia se basa en la competición por bienes materiales. Al asumir que no somos más que predadores de nuestros propios congéneres, nos estamos forzando a adaptarnos a un Darwinismo social ficticio.

La colaboración, incluso la del tipo altruista, no es algo que sea ajeno a nuestra esencia como humanos. De hecho ha sido practicada en numerosas periodos históricos, notablemente en las guerras. Pero al no tener ningún objetivo ni ideal por el cual luchar, la gente se abandona a la búsqueda del interés personal.

La libertad queda entendida como una adaptación a valores simplistas y a nada más. Somos libres para seguir la moda, para ir al futbol, para comprarnos un coche, para emborracharnos, etc. Todo el mundo está condicionado por la búsqueda de esos valores materiales. Es lo “acordado” y lo que todo el mundo espera que hagamos. Tampoco podemos hablar libremente. Nadie habla con libertad. Todo el mundo se calla lo que realmente piensa porque atentaría contra esa manera estúpida y limitada de ver el Mundo y la Vida. No sería socialmente correcto. La libertad que el sistema capitalista nos vende como la única posible, la libertad para satisfacer nuestros instintos primarios o hacer lo que queramos, es en realidad una visión muy limitada de la Libertad, que en realidad nos limita y nos encierra. De ahí la trampa.

https://i0.wp.com/weblogs.madrimasd.org/images/weblogs_madrimasd_org/salud_publica/770/o_neolib2.jpg

 

La trampa: ¿Qué sucedió con nuestro sueño de Libertad?

 

Su título original: es: The Trap: What Happened to Our Dreams of Freedom. Se trata de un documental realizado y dirigido por Adam Curtis y emitido por la BBC en Marzo de 2007

La trampa es el último trabajo del realizador Británico Adam Curtis. Explica los orígenes de nuestra idea actual y limitada de la libertad. La serie consta de 3 episodios y fueron emitidos en la BBC el pasado mes de Marzo.

La libertad individual es el sueño de nuestra era y es lo que nuestros líderes prometen darnos. Los Gobiernos comprometidos por la libertad de elección han llevado a un aumento en la desigualdad y un colapso dramático en la movilidad social. Y en el extranjero, en Irak y Afganistán, el intento para implantar la libertad ha llevado a un caos total de sangre y al ascenso de un islamismo antidemocrático y autoritario. Esto, a su vez, ha ayudado a inspirar ataques terroristas en Gran Bretaña. En respuesta, el Gobierno ha desmantelado leyes por largo tiempo establecidas diseñadas para proteger nuestra libertad.

En ellos se muestra cómo la creación de un modelo simplificado de los seres humanos como criaturas egoístas, casi robóticas, condujo a la idea actual de libertad. Este modelo derivaba de ideas y técnicas desarrolladas por los estrategas nucleares durante la Guerra Fría para controlar el comportamiento del enemigo soviético (Delicado Equilibrio del Terror).

Matemáticos como John Nash (Una Mente Maravillosa) desarrollaron la paranoica Teoría de Juegos, cuyos modelos sólo funcionan si los seres humanos se comportan como criaturas egoístas y aisladas, es decir racionalmente, constantemente sospechando y vigilandose entre sí, siempre tratando de sacar beneficio. Curtis concluye que los únicos capaces de acomodarse a tales comportamiento individuales optimizadores racionales son los economistas y los psicópatas…

Este mismo modelo fue entonces desarrollado por biólogos genéticos, antropólogos, psiquiatras radicales y economistas del libre mercado, y ha llegado a dominar tanto el modo de pensar político desde los años setenta como el modo en que piensan las personas acerca de ellos mismos como seres humanos.

Sin embargo, esta idea simplista contiene las semillas de nuevas formas de control. Y lo que las personas han olvidado es que hay otras ideas de libertad. Estamos, según Curtis, en una trampa de nuestra creación que nos controla, priva de significado y causa caos y muerte en el extranjero.

En cualquier caso, el documental (como la mayoría de los de la BBC) merece la pena ser visto. Es un recorrido a lo largo de los 2 ultimos siglos, repasando las ideologías que han intentado perseguir el concepto de Libertad, entendida como lucha contra la tiranía de las clases dirigentes.

La serie consta de tres episodios que puede ver a continuación:

1- Fuck your buddy (Jode a tu compañerx)

2- The lonely robot (El robot solitario)

3- We Will Force You to Be Free (Te forzamos a ser libre)

 
 

A pesar de sus entendibles limitaciones como ejecutivo de la BBC, Curtis se las arregla para exponer una crítica en toda regla contra el Capitalismo, subliminalmente presentándolo como un sistema que básicamente nos considera como una masa de individuos egoistas, motivados principalmente por intereses personales, que no son capaces ni merecedores de otra forma de Gobierno que la imperante en el Occidente “democrático”. Somos etiquetados como seres de naturaleza egoista, cuya única forma factible de convivencia se basa en la competición por bienes materiales. Al asumir que no somos más que predadores de nuestros propios congéneres, nos estamos forzándo a adaptarnos a un Darwinismo social ficticio, basado en una supuesta Naturaleza Humana, cuyos valores fueron originalmente formados hace unos 100.000 años durante el Pleistoceno.

La libertad que el sistema capitalista nos vende como la única posible, la libertad para satisfacer nuestros instintos primarios o hacer lo que queramos, es en realidad una visión muy limitada de la Libertad, que en realidad nos limita y nos encierra. De ahi la trampa.

Desde luego, hay que reconocer que esa forma de ver a los individuos como egoistas irremediables tiene sus razones a favor y de hecho ha sido recogida mayoritariamente por los estudiosos de la Psicología Evolucionaria.

Además existen indudables ventajas para adquirir esa forma de pensamiento, sobre todo entre los encargados de dirigir las políticas sociales y los publicistas a sueldo de las grandes multinacionales. Se simplifica todo hasta tal punto, que para conseguir una corriente de pensamiento favorable al Gobierno de turno o a la venta de determinados productos, solamente hay que asociarlos con determinados instintos primarios, bien positiva o negativamente.

La Teoría de Juegos añade credibilidad a esa teoría. Según esa teoría, los humanos somos seres fundamentalmente egoístas que solo se mueven por sus propios intereses. Al permitir que cada uno de nosotros desarrolle y aplique en la Vida Real estos instintos, se produce espontáneamente un equilibrio de fuerzas que favorece la implantación de la Libertad. Para ilustrar esta paradoja, Curtis hace alusión en el documental al período de la Guerra Fría, cuando las superpotencias desarrollaron gran cantidad de armamento nuclear para convencer al otro “jugador” de que no le interesaba en absoluto iniciar un ataque, ya que en última instancia él mismo quedaría destruido.

Así se llega a la conclusión de que la competencia es un valor positivo para la Sociedad, mientras que los sistemas basados en la cooperación y el bien común conducen en realidad a una burocracia lenta e invalidante. La influencia que tiene esta corriente de pensamiento puede apreciarse en las ideologías que han regido la economía y la política de los últimos siglos y que se encuentra en su punto álgido a comienzos de éste.

La Teoría de Juegos asume que todos los jugadores actúan de una forma egoísta. Si uno de ellos no lo hiciera e intentará cooperar con los demás de una forma desinteresada, el equilibrio se rompería, produciendo resultados impredecibles. Esta lucha continua por la ganancia personal, afirman, tiene lugar incluso dentro del seno familiar, donde se producen constantes intercambios emocionales que en realidad no son más que luchas por el Poder.

Hay mucho de verdad en la Teoría de Juegos, pero esa fórmula deja de lado importantes factores, que más tarde han sido descubiertos al realizar diversas variaciones sobre el juego, utilizando personal de empresas o estudiantes de una misma facultad. El dato más revelador de esas experimentaciones es sin duda que la gente, tras varias sesiones de juego, tiende a cooperar unos con otros. Una medida inteligente, incluso desde un punto de vista egoista. Además, no hay que olvidar que John Nash, “padre” de la teoría era un esquizofrénico. La colaboración, incluso la del tipo altruista, no es algo que sea ajeno a nuestra esencia como humanos. De hecho ha sido practicada en numerosas periodos históricos, notablemente en las guerras. Pero al no tener ningún objetivo ni ideal por el cual luchar, la gente se abandona a la búsqueda del interés personal. Por ello pienso que que es esencial plantearnos el cambio climático como si fuera una guerra que afecta a toda la Humanidad y ponernos manos a la obra.

Nos hemos vuelto falsos y bobalicones. Hablamos de tonterías materiales, sonreimos sin ganas como si estuvieramos lobotomizados, nos ajustamos a estereotipos sacados de series de televisión y trabajamos incesamente para fabricar bienes materiales que en un 90% son del todo innecesarios y que producen un daño irreversible al medioambiente. Un daño cuyas consecuencias han de pagar las generaciones que nos sucedan, esas que tanto nos afanamos en decir que amamos y que todo lo hacemos por buscarles un futuro digno.

La libertad queda entendida como una adaptación a valores simplistas y a nada más. Somos libres para seguir la moda, para ir al futbol, para comprarnos un coche, para emborracharnos, etc. Todo el mundo está condicionado por la búsqueda de esos valores materiales. Es lo “acordado” y lo que todo el mundo espera que hagamos. Si a alguién se le ocurriera actuar de una forma altruista confundiría al resto de sus congéneres, que reaccionarían atacándole de la peor de las maneras. Tampoco podemos hablar libremente. Nadie habla con libertad. Todo el mundo se calla lo que realmente piensa porque atentaría contra esa manera estúpida y limitada de ver el Mundo y la Vida. No sería socialmente correcto.

Una cosa que me llama la atención ultimamente es que ya nadie se ríe. Reirse de verdad, me refiero. ¿Hace cuanto que habeis visto a un grupo de gente riéndose de verdad? (y con eso me refiero a partiéndose el culo de risa, con ganas, no a abrir la boca y mostrar los dientes, mientras se emiten graznidos que avergonzarían a un pato). Si a alguién se le ocurriera tener un ataque de risa en público, inmediatamente las miradas reprobatorias del resto se lo cortaría de raiz. Me recuerda a la novela de Farenheit 451, cuando el protagonista se queda parado ante una ventana de donde salen unas risas sinceras, en un tono que nunca antes había escuchado. En mi opinión (tan válida como cualquier otra en este supuesto sistema “democrático”, mientras nadie me la rebata con argumentos plausibles), lo que es verdaderamente necesario es Educación. Existen gran cantidad de materias reales que nos afectan de una manera directa y de las que apenas estamos informados. Por ejemplo, todo el mundo debería aprender temas básicos de Medicina, o de Agricultura, o de Cocina, o de Colaboración con tus semejantes.

Cualquier especie animal educa a su prole para que estén preparados ante los inevitables contratiempos de la Vida. Cualquier especie animal se alía ante las vicisutudes para lograr un Bien Común. Pero hoy día se hace justo lo contrario. Se adoctrina a los Niños para que sean de una tal o cual ideología. Se enseñan ideologías nacionalistas y religiosas, fruto de la opinión de determinados personajes, en muchos casos obsoletas y probadas científicamente erróneas. Las opiniones deberían ser tema exclusivo de estudiosos a los que les interese el tema. Cada uno debería ser libre para formar su propia opinión.

Fuente: http://humanismoyconectividad.wordpress.com/

https://i0.wp.com/www.transoxiana.org/0110/Images/estela_falsa_puerta-Ika.jpg

Anuncios