“El Pianógrafo”
Audiovisual Centroamericano Joven
https://i2.wp.com/casacomal.powweb.com/icaro//portal/sites/default/files/fotos/animacion/el_pianografo.jpg
 

La idea surgió de la necesidad de mostrarle al espectador que no tiene por qué seguir las normas impuestas por la sociedad en relación con el interés personal.

Si uno tiene vocación de artista, debe seguir hasta alcanzarla y no dejarse llevar y estudiar otra cosa, porque le va a dejar más ganancia o porque socialmente es más “correcto”.

Además, de esta idea surge el reto de mostrar algún tipo de crítica social en general; por eso se agrega el final y se muestra a todos los trabajadores iguales, para evidenciar que ante las grandes corporaciones todos somos idénticos, y nuestras individualidades y deseos no tienen importancia; solo somos maquila para conseguir el objetivo final: mucho dinero para un grupo pequeño de personas.”

Eduardo Brenes

El Pianógrafo y la vocación de narrar

Eduardo Brenes

Estudiante de Animación Digital
Graduado con mención de honor en junio de 2009

Comencé estudiando Informática en la Universidad de Costa Rica, pero mis
cuadernos tenían más dibujos y bocetos que otra cosa, y cuando me di
cuenta decidí hacer un giro y estudiar diseño. Entre las opciones que
tuve me sonó intensamente la de animación digital, a pesar de que no
había tenido nunca ningún contacto o relación con este medio.

Aunque la carrera, en la Universidad Veritas, estaba muy en sus comienzos me
animé y me matriculé. Fue la mejor decisión que pude haber tomado, ya
que me abrió los ojos a muchas cosas que no había tenido presentes
anteriormente; y después de dos años de carrera comencé a dejar de lado
el interés por la parte técnica de este medio y a interesarme más por
la parte narrativa y fílmica. Empecé a escribir pequeñas historias,
todo lo que se me ocurría y me imaginaba; hacía mini-storyboards y
definía conceptos de los personajes; siempre tenía ganas de crear
cortos.

El primer intento que hice fue con la participación de Carlos Saborío y
Pablo Muñoz: creamos un videoclip para la agrupación nacional Gandhi;
aunque ad honorem, era para desarrollar experiencia en proyectos de
mayor nivel. A pesar de que la carrera se enfocaba en lo técnico y el
diseño conceptual, siempre buscaba la manera de hacer trabajos que
tuvieran una exigencia más alta, y que demandaran superar barreras que
aún no había cruzado; y esto solo se lograba por medio de
cortometrajes, aunque no fuera lo que pedían en las clases. De esta
forma, para la clase de sonido, creamos (Pablo y yo) el cortometraje
Moda en Pizzicato; y fue en este momento en que decidí que -más que
animación- quería estudiar cine por sus cualidades narrativas, sin
darme cuenta de que este género también las poseía. Y así vinieron
otros cortos de calidad “estudiante”, animados y filmados (El náufrago
y la sirena, La paranoia y yo, Portare).

Cuando se produjo un cambio de dirección en la Escuela, se produjo un giro que
la enfocó más hacia lo narrativo, lo cual nos dio oportunidades de
crear nuestros propios cortos previos a la tesis. Entonces fue cuando
se creó El Pianógrafo, a partir de una de las pequeñas historias que
había escrito. Lo más importante de este cambio fue que permitió
explorar distintas técnicas visuales y experimentar otras tendencias
que no eran las convencionales, con total libertad; aunque siempre con
altos estándares de calidad, esto fue lo que se hizo con El Pianógrafo:
contar una historia sencilla, de manera efectiva y con un estilo visual
único.

El Pianógrafo trata de un personaje que está tocando piano en un
escenario; toca una canción melancólica y nostálgica que empieza
lentamente para llegar a un clímax y luego bajar la intensidad
nuevamente. Cuando el personaje termina de tocar, abre los ojos y se da
cuenta de que está en una oficina fría y austera en donde todos los
trabajadores son iguales, indiferenciados.

La idea surgió de la necesidad de mostrarle al espectador que no tiene por
qué seguir las normas impuestas por la sociedad en relación con el
interés personal. Si uno tiene vocación de artista, debe seguir hasta
alcanzarla y no dejarse llevar y estudiar otra cosa, porque le va a
dejar más ganancia o porque socialmente es más “correcto”. Además, de
esta idea surge el reto de mostrar algún tipo de crítica social en
general; por eso se agrega el final y se muestra a todos los
trabajadores iguales, para evidenciar que ante las grandes
corporaciones todos somos idénticos, y nuestras individualidades y
deseos no tienen importancia; solo somos maquila para conseguir el
objetivo final: mucho dinero para un grupo pequeño de personas.

La música del corto es propia y fue creada específicamente para él.
Trabajé en conjunto con Bryan Grant, que dirigió la animación, y Daniel
Rodríguez, que se encargó del sonido; aunque todos hicimos un poco de
todo. También trabajaron Juan Pablo Castro y Carlos Carvajal.

El Pianógrafo ha sido expuesto en países latinoamericanos como Colombia
(tercer lugar), Argentina, Ecuador, Costa Rica (dos primeros lugares) y
Guatemala (primer lugar). Además se presentó en países norteamericanos:
Estados Unidos (un primer lugar) y Canadá (un primer lugar).
Próximamente participará en tres festivales más en Estados Unidos (New
York, New Jersey y California), y en tres europeos (Austria, Irlanda e
Inglaterra); espero que también se pueda difundir en otros lugares. La
crítica ha sido muy buena. El público ha tenido muy buenas opiniones y
comentarios. El Jersey Shore Film Festival me ha invitado a exponer el
corto y tener una sesión de preguntas y respuestas con el público y el
jurado, en julio de este año 2009.

En este momento estoy matriculado para la Maestría en Animación y Diseño
en la University of Sunderland, en el Reino Unido, para comenzar en
setiembre. Mientras tanto estoy promocionando mi otro corto, Tutelo, y
enviándolo a distintos festivales. Ya se proyectó en Holanda y Costa
Rica y espero que pronto esté participando en otros, ya sea por
inscripción propia o por medio de la Escuela, que se ha encargado de
dar una buena difusión a todos los cortos hechos por estudiantes en los
últimos dos años.

Por otro lado, me encuentro trabajando en la producción de mi nuevo corto
Carrusel, que está planeado para diciembre de este año, y en la
preproducción de O Trem, que todavía está en pañales, pero -si todo
sale bien- se presentará en setiembre de 2010.

https://i0.wp.com/www.loop.la/2008/animaciones/imagenes/seleccionadas/pianografo.jpg

+ Galería Eduardo Brenes

DESDE http://www.veritasimagen.net/

Anuncios