…De manera conmovedora y divertida, continuando con su legendaria charla en TED de 2006, Sir Ken Robinson plantea un cambio radical, para pasar de escuelas estandarizadas al aprendizaje personalizado, creando las condiciones para que pueda florecer el talento natural de los niños.” TED

Los senderos del otoño - Mónica RenedoEstuve aquí hace 4 años, y recuerdo que, en ese tiempo, las charlas no se subían online; creo que se las daban a los TEDsters en una caja, una caja con DVDs, que ponen en sus estantes, donde están ahora.

(Risas)

Y de hecho me llamó Chris una semana después de haber dado mi charla y me dijo: “Vamos a empezar a subirlas online. ¿Podemos subir las tuyas?” Y yo le dije: “Claro”

Y 4 años más tarde, como ya he dicho, ha sido vista 4… Bueno, ha sido descargada 4 millones de veces. Así que supongo que se podría multiplicar eso por 20 o algo así para obtener el número de personas que la han visto. Y como dice Chris, hay avidez por ver mis videos.

(Risas)

(Aplausos)

… ¿No lo están?

(Risas)

Así que todo este evento ha sido un elaborado preludio para que yo pudiera hacer otra presentación para ustedes, así que aquí está.

(Risas)

Al Gore habló en la Conferencia TED donde hablé hace 4 años y habló sobre la crisis climática. Y yo hice referencia a eso al final de mi última charla. Así que quiero continuar desde ahí porque, francamente, sólo tenía 18 minutos. Entonces, como les estaba diciendo…

(Risas)

Él tiene razón. Quiero decir, obviamente, hay una crisis climática. Y creo que si la gente no lo cree, deberían salir más. (Risas) Pero creo que hay una segunda crisis climática, que es igual de grave, que tiene los mismos orígenes, y a la que tenemos que hacer frente con la misma urgencia. Y quiero decir con esto, —y por cierto, ustedes podrían decir, “Mira, yo estoy bien. Tengo una crisis climática; realmente no necesito una segunda”—. Pero ésta no es una crisis de recursos naturales, —aunque creo que aquella es verdadera—, sino que es una crisis de recursos humanos.

Fundamentalmente, creo que, tal como muchos oradores lo han dicho en los últimos días, hacemos un uso muy pobre de nuestros talentos. Muchas personas pasan toda su vida sin ningún sentido de cuáles pueden ser sus talentos, o si tienen alguno del cual hablar. Me encuentro con todo tipo de personas que no creen que son realmente buenos en nada.

La verdad es que ahora tiendo a dividir al mundo en dos grupos. Jeremy Bentham, el gran filósofo utilitarista una vez planteó este punto. Él dijo, “Hay dos tipos de personas en este mundo, los que dividen el mundo en dos clases y los que no”. (Risas) Bien, yo lo divido. (Risas)

Me encuentro con todo tipo de personas que no disfrutan lo que hacen. Simplemente pasan sus vidas acostumbrándose. No reciben gran placer de lo que hacen. Lo sufren en lugar de disfrutarlo, y esperan que llegue el fin de semana. Pero también me encuentro con personas que aman lo que hacen y no se imaginan haciendo otra cosa. Si le dicen, “Ya no hagas esto”, se preguntarían de qué les están hablando. Porque ellos dicen: no es lo que hacen, es lo que ellos son. “Yo soy así, ¿me explicó? Sería una locura para mí abandonar esto, porque es lo que habla de mi ser más auténtico”. Y esto no es cierto para la mayoría. De hecho, todo lo contrario, yo pienso que es una minoría.

Y creo que hay muchas posibles explicaciones para esto. Y entre ellas, la principal es la educación, porque de alguna forma, la educación, aleja a muchas personas de sus talentos naturales. Y los recursos humanos son como los recursos naturales; a menudo están enterrados. Tienes que ir a buscarlos. No están simplemente tirados en la superficie. Tienes que crear las circunstancias donde ellos surjan por sí mismos. Y pueden imaginar que la educación sería la forma en que eso suceda. Pero muy a menudo, no lo es. Cada sistema educativo del mundo se está reformando en estos momentos. Y esto no es suficiente. Las reformas no tienen sentido, porque simplemente están mejorando un modelo obsoleto. Lo que necesitamos, —y la palabra ha sido usada muchas veces durante estos días— no es una evolución, sino una revolución en la educación. Tiene que ser transformada en algo más.

(Aplausos)

Uno de los verdaderos desafíos es innovar fundamentalmente en la educación. La innovación es difícil porque significa hacer algo que las personas batallan en hacer. Significa desafiar lo que tomamos por hecho cosas que pensamos que son obvias. El gran problema para la reforma o transformación es la tiranía del sentido común, las cosas que las personas piensan, “Bueno, no puede hacerse de otra manera porque así es como debe hacerse”.

Me encontré con una gran cita de Abraham Lincoln, Que pensé, les gustará que sea citado en este punto. (Risas) Él dijo esto en diciembre de 1862 para la segunda reunión anual del congreso. Debo explicar que no tengo ni idea de lo que estaba sucediendo en ese momento. En Inglaterra no enseñamos historia norteamericana. (Risas) Lo suprimimos. Esa es nuestra política. (Risas) Así que, sin duda, algo fascinante estaba pasando en diciembre de 1862, que los estadounidenses entre nosotros deben saber.

Pero él dijo esto: “Los dogmas del pasado silencioso son inadecuados para el presente tempestuoso. La ocasión es una montaña de dificultades, y debemos crecer con la circunstancia”. Me encanta. No ponernos a la altura, sino crecer con ellas. “Como nuestro caso es nuevo, entonces tenemos que pensar de nuevo y actuar de nuevo. Debemos desencantarnos nosotros mismos y así podremos salvar a nuestro país”.

Me encanta esa palabra, “desencantar” ¿Saben lo que significa? Significa que todos nosotros estamos encantados con lo que simplemente damos por sentado como el orden natural de las cosas, cómo son las cosas. Y muchas de nuestras ideas han sido formadas, no para enfrentar las circunstancias de este siglo, sino las circunstancias de los siglos previos. Pero nuestras mentes siguen hipnotizadas por ellas. Y tenemos que desencantarnos nosotros mismos de algunas de ellas. Ahora, esto es más fácil decirlo que hacerlo. Es muy difícil saber lo que toman por hecho. Y la razón es que lo toman por hecho.

Así que déjenme preguntarles algo que quizás den por hecho. ¿Cuántos de ustedes son mayores de 25 años? Eso no es lo que creo que dan por hecho. Estoy seguro que ya están familiarizados con eso. ¿Hay alguna persona aquí menor de 25 años? Grandioso. Ahora, los mayores de 25, ¿Podrían levantar sus manos si están usando un reloj de pulsera? Somos la mayoría, ¿no lo creen? Pregunten lo mismo en un cuarto lleno de adolescentes. Los adolescentes no usan relojes de pulsera. No quiero decir que no pueden o no se les permite, simplemente eligen no usarlos. Y la razón es, como ven, que hemos sido educados en una cultura pre-digital, nosotros los que tenemos más de 25. Y así, para nosotros, si quieres saber la hora, tienes que usar algo para saberlo. Los niños ahora viven en un mundo digitalizado, y para ellos, la hora está en todas partes. No ven ninguna razón en usar reloj. Y, por cierto, no es necesario que lo hagan ustedes; es sólo que siempre lo han hecho, y lo continúan haciéndolo. Mi hija, Kate, que tiene 20 años, nunca usó un reloj, ella no ve el propósito.
Como ella dice, “Es un dispositivo de una sola función”. (Risas)
“O sea, ¿qué inútil es eso?
Y yo digo: “No, no, también te dice la fecha”. (Risas) “Tiene múltiples funciones”.

Pero como ven, hay cosas con las que nos encantamos en la educación. Déjenme darles un par de ejemplos. Uno de ellos es la idea de linealidad, que se inicia aquí, y vas a través de un trayecto, y si haces todo bien, terminarás establecido para el resto de su vida. Todos los que han hablado en TED, implícitamente nos contaron, o, a veces explícitamente, una historia diferente, que la vida no es lineal, es orgánica. Creamos nuestras vidas en simbiosis mientras exploramos nuestros talentos en relación con las circunstancias que contribuyen a crear para nosotros. Pero ya sabes, nos hemos obsesionado con esta narración lineal. Y probablemente el pináculo de la educación es entrar a la universidad. Creo que estamos obsesionados con hacer que la gente entre a la universidad, ciertos tipos de universidad. No quiero decir que no deban ir a la universidad, pero no todos necesitan ir, y no todos necesitan ir ahora. Tal vez van más tarde, no de inmediato.

Hace un tiempo estuve en San Francisco autografiando libros.
Había un hombre comprando un libro, de unos 30 años.

Y le dije: “¿A qué te dedicas?”
Y él dijo: “Soy bombero“.
Y le dije: “¿Cuánto tiempo llevas siendo un bombero?”
Él dijo: “Siempre, siempre he sido un bombero”.
Y yo le dije: “Bueno, ¿Cuándo lo decidiste?”
Él dijo: “Cuando era niño”. Dijo: “En realidad, fue un problema para mí en la escuela, porque en la escuela, todo el mundo quería ser bombero”.
Él dijo: “Pero yo quería ser bombero”.

Y dijo: “Cuando llegué al último año de la escuela, mis profesores no lo tomaban en serio. Había un maestro en especial que no lo tomó en serio. Me dijo que estaba desperdiciando mi vida si eso es todo lo que elegía hacer, que debería ir a la universidad y convertirme en un profesional, que tenía un gran potencial, y que yo estaba desperdiciando mi talento en hacer eso”.
Y él dijo: “Fue humillante, porque él lo dijo delante de toda la clase, y realmente me sentí muy mal. Pero es lo que yo quería, y tan pronto como salí de la escuela, Me postulé para el cuerpo de bomberos y fui aceptado”.
Y él dijo: “Recientemente estuve pensando en ese hombre, hace unos minutos cuando estabas hablando, acerca de este profesor”, dijo, “porque hace 6 meses, le salvé la vida”. (Risas)
Dijo, “Tuvo un accidente de auto, y lo saque, logre darle resucitación cardiopulmonar, y también le salvé la vida a su esposa”.
Él dijo, “Creo que ahora, él piensa mejor de mí”.

(Risas)

(Aplausos)

Saben, para mí, las comunidades humanas dependen de una diversidad de talento, no una concepción única de la capacidad. Y lo central de nuestro desafío… (Aplausos) Lo central de nuestro desafío es reconstituir nuestro sentido de la capacidad y de la inteligencia. Esta cuestión de la linealidad es un problema.

Cuando llegué a Los Ángeles Hace unos nueve años, Me encontré con una declaración de política, muy bien intencionada, que decía, “La universidad comienza en el jardín”. No, no es cierto. (Risas) No es cierto. Si tuviéramos tiempo, profundizaría en esto, pero no podemos. (Risas) El jardín empieza en el jardín. (Risas) Un amigo mío dijo una vez: “Sabes, un niño de 3 años no es la mitad de un niño de 6”. (Risas) (Aplausos) Ellos tienen 3 años.

Pero tal como escuchamos en esta última sesión, hay tal competencia hoy en día para entrar al jardín, —para llegar al jardín de infantes correcto—, que a los 3 años están siendo entrevistados. Los niños sentados frente a un panel inconmovible, con sus currículum, (Risas) hojeando y diciendo: “Bien, ¿es sólo esto?” (Risas) (Aplausos) “Has estado aquí 36 meses, ¿y esto es todo?” (Risas) “No has logrado nada. Puedo ver que los primeros seis meses fueron de lactancia materna”. (Risas) Como concepción es indignante, pero es lo que atrae a muchas personas.

El otro gran problema es la conformidad. Hemos construido nuestros sistemas de educación bajo el modelo del comida rápida. Esto es algo que Jamie Oliver habló el otro día. Hay dos modelos de calidad garantizada en el servicio de comida. Uno es el de comida rápida, donde todo está estandarizado. El otro es como los restaurantes Zagat y Michelin, donde nada es estandarizado, están adaptados a las circunstancias locales. Y hemos comprado el modelo de comida rápida para la educación. y esto empobrece a nuestro espíritu y nuestras energías tanto como la comida rápida está agotando nuestros cuerpos físicos.

(Aplausos)

Creo que tenemos que reconocer un par de cosas aquí. Una de ellas es que el talento humano es tremendamente diverso. Las personas tienen aptitudes muy diferentes. Yo estaba pensando hace poco que me dieron una guitarra cuando era niño más o menos al mismo tiempo que Eric Clapton consiguió su primera guitarra. Ya saben, todo salió bien para Eric, eso es todo lo que diré. (Risas) En cierto modo, no lo hizo para mí. No pude hacer que funcionara sin importar lo mucho que practicara. No funcionó.

Pero no sólo es eso. Se trata de la pasión. A menudo, las personas son buenas en cosas que realmente no les importa. Se trata de la pasión. y de lo que entusiasma nuestro espíritu y nuestra energía. Y si estás haciendo lo que amas, aquello en lo que eres bueno, el tiempo toma un curso totalmente diferente. Mi esposa acaba de terminar de escribir una novela, y yo creo que es un gran libro, pero ella desaparece durante horas y horas. Esto lo saben, si estás haciendo algo que te gusta, una hora se siente como cinco minutos. Si estás haciendo algo que no se identifica con tu espíritu, cinco minutos se siente como una hora. Y la razón por la que muchos jóvenes están abandonando la escuela es porque no alimenta su espíritu, no alimenta su energía o su pasión.

Así que creo que tenemos que cambiar las metáforas. Tenemos que pasar de un modelo de educación, esencialmente industrial de manufactura, que se basa en la linealidad en la conformidad y agrupación de personas. Tenemos que pasar a un modelo que se basa más en principios de la agricultura. Tenemos que reconocer que el florecimiento humano no es un proceso mecánico, es un proceso orgánico. Y no se puede predecir el resultado del desarrollo humano; todo lo que puedes hacer, como un agricultor, es crear las condiciones en que ellos comenzarán a florecer.

Así que cuando miramos la reforma de la educación y su transformación, no es como la clonación de un sistema. Hay algunos muy buenos como el KIPPs, es un gran sistema. Hay muchos modelos muy buenos. Se trata de personalizar a sus circunstancias, y la personalización de la educación a la gente que está realmente en las clases. Y haciendo esto, creo que es la respuesta para el futuro porque no se trata de expandir una nueva solución; se trata de crear un movimiento en la educación en el que las personas desarrollan sus propias soluciones, pero con un apoyo externo, basado en un currículum personalizado.

Ahora, en esta sala, hay personas que representan recursos extraordinarios en los negocios, en multimedia, en Internet. Estas tecnologías, combinadas con el talento extraordinario de los maestros, ofrecen una oportunidad para revolucionar la educación. Y los impulso a que se involucren en esto porque es vital, no sólo para nosotros mismos, sino para el futuro de nuestros hijos. Pero tenemos que cambiar del modelo industrial a un modelo de agricultura, en el que cada escuela puede ser mañana floreciente. Ahí es donde los niños experimentan la vida. O en la casa, si es ahí donde eligen ser educados con sus familias o sus amigos.

Durante estos días hubo muchas charlas sobre los sueños. Y sólo quiero muy rápidamente… Anoche, me emocionaron mucho las canciones de Natalie Merchant, recuperar viejos poemas. Quisiera leer un poema rápidamente, es muy breve, de W.B. Yeats, que alguno de ustedes tal vez conozca. Escribió esto a su amor, Maud Gonne, y estaba lamentándose del hecho de que no podría realmente darle lo que él pensaba ella quería de él. Y él dice: “Tengo algo más, pero no puede ser para ti”.

Él dice esto: “Si tuviese yo las telas bordadas del cielo, Recamadas con luz dorada y plateada, Las telas azules y las tenues y las oscuras De la noche y la luz y la media luz, extendería las telas bajo tus pies: Pero, siendo pobre, sólo tengo mis sueños; he extendido mis sueños bajo tus pies; Pisa suavemente pues pisas mis sueños”.
Y cada día, en todas partes, nuestros hijos extienden sus sueños bajo nuestros pies. Y debemos pisar suavemente.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Muchas gracias.

Transcripción al español por Eduardo Salinas
Revisada por  Veronica Vera

Fuente charla TED
Sir Ken Robinson: ¡A iniciar la revolución del aprendizaje!

Sir Ken Robinson - El ElementoLa versión en Youtube:

Acuario de sueños  - Mónica Renedo

“Si tuviese yo las telas bordadas del cielo,
recamadas con luz dorada y plateada,
las telas azules y las tenues y las oscuras
de la noche y la luz y la media luz.
Extendería las telas bajo tus pies:
pero, siendo pobre, sólo tengo mis sueños;
he extendido mis sueños bajo tus pies;
pisa suavemente, pues pisas mis sueños.”

W.B. Yeats

Melodía del tiempo - Mónica Renedo

La charla TED de Sir Ken Robinson, años antes:

…Sir Ken Robinson resalta 3 principios fundamentales para que la mente humana prospere — y cómo la cultura educativa actual trabaja en contra de ellos. En una presentación graciosa y estimulante nos cuenta cómo escapar del «valle de la muerte» educativo que ahora enfrentamos y cómo educar a nuestras generaciones más jóvenes en un clima de posibilidades.” TED

Fuente Charla TED:
Ken Robinson: Cómo escapar del valle de la muerte de la educación

Imágenes: Arte de Mónica Renedo,
desde  http://migaleriavirtual.blogspot.com/